¿Avance tecnológico o arma destructiva?

No se si vamos para adelante o retrocedemos, la verdad es que nos estamos cargando los pulmones del mundo a un ritmo cada vez mayor.