¿Y si quiebran los bancos en España?

Todas las entidades financieras que operan en España (tanto bancos como cajas de ahorros y cooperativas de crédito) deben destinar una proporción del dinero que tienen depositados sus clientes al sistema de garantía de depósitos.

En España, el Fondo de Garantía de Depósitos asegura la recuperación de, al menos, 20.000 euros por depositante, en cada entidad financiera, independientemente del número de contratos o del importe depositado en la entidad en crisis. Cada cotitular de una cuenta o depósito recibirá cuanto menos esa cantidad. Así pues, cada miembro de una pareja que tenga una cuenta común con más de 40.000 euros recibirá 20.000 euros del FGD.

Las aportaciones varían en función de la naturaleza jurídica. Los 79 bancos inscritos deben destinar el 0,06% del dinero depositado por su clientela, las 45 cajas de ahorros el 0,04% y cada una de las 84 cooperativas de crédito el 0,08% de su base de depósitos.

El FGD está presidido por el subgobernador del Banco de España y entre sus vocales están los principales banqueros del país. Su patrimonio, que supera los 6.500 millones de euros, se invierte íntegramente en letras del Tesoro y bonos y obligaciones del Estado.

A finales de 2007, el fondo de garantía de los bancos aseguraba depósitos y valores por cerca de 144.122 millones; el de las cajas por 241.452 millones y el fondo de las cooperativas de crédito respaldaba 34.885 millones. En total, 420.459 millones de activos cumplen las condiciones para estar respaldados.

Un segundo objetivo del FGD es actual para reforzar la solvencia de una entidad en crisis

  • Si se van a la quiebra se desmorona la economia, pues la mayoria de los depositantes perdieran la mayoria de sus depositos al solo garantizarles una cantidad infima de los mismos.