10 videojuegos que crearon historia

1. Super Mario Bros (1985)

Avanzas, aplastas a la seta esa con cara de pocos amigos (goomba) que viene hacia ti, rompes unos cuantos ladrillos, del que tiene un interrogante sale un champiñón, lo coges…. ¡y Mario crece! Así comienza la primera aventura de plataformas de scroll lateral, es decir, de esas en las que la pantalla se va moviendo hacia un lado. Pero ‘Super Mario Bros’ supuso mucho más que eso: se convirtió en uno de los mejores juegos de la historia, popularizó la figura de Mario (junto con Mickey, uno de los personajes de ficción más reconocidos en todo el planeta) e inició una saga de calidad sobresaliente. Aunque lo más impresionante es que aún hoy, 22 años después de su lanzamiento, con la industria en pleno auge, este cartucho de la NES sigue siendo el videojuego más vendido de la historia (más de 40 millones de copias).

2. Tetris (1985)

Cientos de personas en todo el mundo se han dormido alguna vez encajando mentalmente fichitas del ‘Tetris’ (tetriminos). Así de adictivo y obsesivo puede llegar a ser este rompecabezas creado por el ruso Alexey Pazhitnov en 1985. El ‘Tetris’ no inventó los puzzles, pero sí marcó unas reglas que han sido mil veces repetidas desde entonces: piezas que caen, agrupación de las mismas según determinados parámetros (en líneas, por grupos, por formas, por colores…), etc. ‘Columns’, ‘Klax’ o ‘Puyo Puyo’ son algunos de sus sucesores.

3. Wolfenstein 3D (1992) / Doom (1993)

Un mérito compartido para ‘Wolfenstein 3D’, claro precursor del ‘Doom’, y el propio ‘Doom’, que se convirtió en modelo de los FPS (first person shooters) o juegos de acción en primera persona. De hecho, aún se sigue utilizando la expresión “juego tipo Doom”. La principal característica de este género es que mete al jugador en el pellejo del personaje protagonista, mostrando la acción desde sus ojos. Algunos brillantes sucesores de estos primeros shooters fueron ‘Quake’, ‘Duke Nukem’, ‘Half Life’ o ‘Medal of Honor’, entre otros.

4. PC Fútbol (1992)

Los simuladores de fútbol ya estaban muy vistos y la compañía española Dinamic Multimedia (lamentablemente cerrada en 2001 por bancarrota) decidió crear un juego centrado en el deporte rey pero desde una nueva perspectiva, la de la gestión de un club de fútbol. ‘PC Fútbol’ marcó toda una época de ‘aspirantes a Ramones Mendozas y Jesús Giles’. Comprar y vender jugadores, decidir tácticas, simular partidos… La franquicia fue recuperada en 2005 por Gaelco, que sigue la tradición de publicar una entrega por año.

5. Pokémon (1996)

Con tantos fanáticos como detractores y con una incomprensible tilde en su nombre, estas criaturas japonesas han engendrado un subgénero que podría denominarse coleccionismo. El juego es una aventura con toques de rol (batallas por turnos, por ejemplo), pero su lema “Hazte con todos” invita a los jugadores a atrapar y entrenar a tantos pokémon como sea capaz. Tanto en videojuegos como en animación, la huella de ‘Pokémon’ se ha dejado sentir en ‘Digimon’, ‘Monster Rancher’, ‘Yu-Gi-Oh!’, etc.

6. Grand Theft Auto (1996)

Aunque sus versiones en 3D son las que han catapultado a la fama al ‘GTA’, los dos primeros capítulos de la saga tenían una perspectiva aérea y unos gráficos más bien simplones. Aún así, ya desde el principio contaba con la característica que nos ha llevado a hablar de juegos ‘tipo GTA’: libertad absoluta de acción en un entorno abierto. Han seguido esta fórmula títulos como ‘Mafia’, ‘Hitman’, ‘Scarface’ o incluso ‘Spiderman 2’. La franquicia ha generado mucha polémica desde su lanzamiento debido a las grandes dosis de violencia que incluye (es posible desde atropellar peatones hasta asesinar prostitutas o volar autobuses por los aires).

7. Space Invaders (1978)

Tal vez no ha sido la inspiración principal de los juegos de naves que le siguieron, pero indiscutiblemente fue la recreativa por excelencia de finales de los 70 y principios de los 80 y el matamarcianos más recordado de la historia. Sólo una navecita que se movía de izquierda a derecha y filas de marcianos invasores que disparaban desde arriba, simple pero efectivo. Después llegaron los juegos de naves de avance horizontal (‘R-Type’ es uno de sus mayores exponentes) y vertical (‘1942’ o ‘Axelay’, por ejemplo). Otros matamarcianos memorables son ‘Galaga’, ‘Galaxian’, ‘Gradius’ y su parodia ‘Parodius’…

8. Street Fighter II (1992)

Muchos recuerdan tardes enteras en los recreativos con un ambiente lleno de ‘ha-do-kens’ y ‘Sonic Booms’. El título de Capcom no es el primer juego de lucha 1 contra 1, antes que él estuvieron Warrrior (el primero de todos) o el propio ‘Street Fighter’ original, pero fue ‘Street Fighter II’ el juego que la mayoría de los desarrolladores tomaron como modelo para elaborar sus propios productos. En algunas ocasiones la copia llegó a ser tan descarada como en el caso de ‘Fighter History’, que movió a Capcom a entrar en juicio contra Data East por plagio.

9. Resident Evil (1998)

La historia de la pescadilla que se muerde la cola: ‘Resident Evil’ se inspira claramente en juegos como ‘Clock Tower’ o ‘Alone in the Dark’ pero después se convierte en el máximo exponente de su género, en este caso el ‘survival horror’ o aventuras de terror con tintes cinematográficos. El colmo del círculo se completa con las últimas entregas del citado ‘Alone in the Dark’, que imita a la saga ‘Resident Evil’ en muchos aspectos. Una mansión abandonada, una sospechosa organización y un virus que convierte a la gente en zombies, ¿qué más se puede pedir para pasar un rato de miedo frente a la consola?

10. The Sims

Crear un personaje, hacer una casa y vivir la vida… ese es el planteamiento que hizo Maxis con sus Sims. Comer, trabajar, encontrar pareja, descansar… Puede parecer un poco tedioso (ya bastante tenemos con vivir nuestras vidas reales) pero la fórmula funcionó y consiguió vender millones de copias. Su éxito se debió en gran medida a que supo atraer al público femenino. Siguiendo la estela, aparte de infinidad de expansiones, han salido otros títulos como ‘Playboy: The Mansion’ o ‘Animal Crossing’ de Nintendo (que perfeccionó la fórmula y creó un género propio).