5 mentiras o leyendas urbanas sobre temas informáticos

Las compañías antivirus son las que hacen los virus

Esta afirmación es absurda, sobre todo si tenemos en cuenta que recibimos cada día más de 55.000 virus nuevos y diferentes. Y si fuera verdad, ya habría saltado el escándalo en los más de 20 años que el sector lleva protegiendo a los usuarios. Uno de los problemas que la industria ha tenido que resolver a lo largo del tiempo es cómo poder asumir la carga de trabajo de procesar la cantidad creciente de amenazas informáticas para mantener protegidos a nuestros usuarios.

Las compañías de seguridad contratan a hackers

Una variación de este mito es que hay que ser ingeniero informático para dedicarse a la seguridad, que es falso. Los perfiles de los profesionales que trabajan en Panda, por ejemplo, son muy variados: ingenieros, matemáticos, físicos, formación profesional, autodidactas, etc. Lo que tienen todos en común es que sienten un especial interés, auténtica pasión en muchos casos, por la seguridad informática.

No existen virus para Mac, Linux o plataformas móviles

La percepción que se tiene es que no hay riesgo ni peligro para estos usuarios, ya que los virus se hacen sólo para plataformas Windows. La realidad es que sí hay virus para todas estas plataformas. La diferencia estriba en la cantidad de amenazas informáticas que circulan si lo comparamos con Windows.

Hace falta saber mucho para ser hacker, desarrollar virus, entrar en los sistemas…

En algunos casos, sí; en otros, no. Hace algunos años era bastante costoso desarrollar virus, gusanos, troyanos, etc., y sí hacía falta tener conocimientos técnicos. De hecho, muchos de los hackers comenzaban “jugando” mientras aprendían, y llegaban a tener realmente mucho dominio de diferentes lenguajes de programación, protocolos de comunicación, etc. Hoy en día no es necesario, y un caso reciente lo hemos visto con Operación Mariposa, donde los autores tenían conocimientos muy limitados.

No trabajan mujeres en compañías de seguridad

Esta presunción también es frecuente, y falsa. La realidad en Panda Security, por ejemplo, es muy distinta: más del 30% son mujeres, muchas de ellas ocupan puestos en áreas técnicas y en dirección. Y tiende a crecer, ya que cada vez más son las féminas que se preparan adecuadamente para sectores como el de la seguridad informática.