5 Misterios todavía sin resolver

misterios_cosmos743373

1 El universo perdido

Todo en el universo es o bien masa o energía, pero no hay suficiente de ninguna de las dos. Los científicos creen que el 96% del cosmos está perdido. Han llegado a ponerle nombres a toda esa materia perdida – “energía oscura” y “materia oscura” – pero que tenga nombre no nos dice nada sobre ella. Y no es que se trate de una cuestión que no tenga importancia; la energía oscura está creando continuamente nuevas franjas de espacio y tiempo, mientras que la materia oscura parece estar manteniendo unidas a todas las galaxias. No es de extrañar que los científicos se afanen en buscar pistas de sus paraderos.

2 La vida

Se que piensas que eres algo más que un saco de moléculas, pero ¿por qué? La próxima vez que veas un árbol, pregúntate por qué está vivo mientras que la mesa de tu cocina no lo está. El fenómeno que llamamos vida es algo que los biólogos casi han renunciado en definir; en lugar de eso prefieren investigar métodos para dotar de vida a diferentes combinaciones de moléculas. Extrañamente, la combinación más esperanzadora es similar en términos químicos al detergente de lavadora.

3 La muerte

Aquí está la cara B del punto anterior. En biología, las cosas finalmente mueren, pero no existe una buena explicación para este fenómeno. Existen pistas que indican que la activación y desactivación de ciertos genes que controlan el envejecimiento, pero si nuestra teoría es cierta, esos interruptores no deberían haber sobrevivido a la selección natural. Luego está el argumento de que una acumulación de fallos nos hace envejecer. Sin embargo existen multitud de ballenas y tortugas que parecen envejecer a un ritmo ridículamente lento – si es que lo hacen. Por supuesto, si logramos averiguar la razón, eso podrían ser grandes noticias para el futuro de los humanos (o incluso para el planeta).

4 El sexo

Charles Darwin pudo haber tenido 10 hijos, pero no podía entender por qué casi cualquier cosa en biología emplea la reproducción sexual y no la clonación asexual, ya que el sexo es un método de reproducción sumamente ineficiente. Seguimos sin saber la respuesta. Parece plausible la sugerencia que sostiene que el el hecho de “barajar” nuestros genes mezclándolos con los de otros individuos nos hace más capaces de vérnosla con los cambios medioambientales, pero las evidencias son escasas. De momento, el sexo parece existir solo para dar a los machos algún papel en la vida.

5 El libre albedrío

Si quieres mantener la cordura, mira hacia otro lado. Los neurocientíficos están casi convencidos de que el libre albedrío es una ilusión. Sus experimentos muestran que nuestros cerebros nos permiten pensar que controlamos nuestros cuerpos, pero nuestros movimientos comienzan antes de que tomemos la decisión consciente de movernos. Algunos investigadores ya han de hecho asistido a juicios para testificar que al acusado no se le puede acusar de nada de lo que hizo. Nos espera un futuro legal realmente espantoso.