7 pecados que cometemos en Facebook

Usar una contraseña débil

Una contraseña débil es aquella que es fácil de adivinar. Es recomendable no utilizar palabras que se puedan encontrar en un diccionario, o simplemente, añadir un par de números a una de esas palabras comunes. Lo ideal es utilizar una contraseña larga en la que se intercalen números, y letras en mayúscula y minúscula. Por ejemplo, es mejor poner “pA77tA77tA77ss” que “patatatas” o “patatas77” .

Poner tu fecha de nacimiento completa en el perfil

En muchas webs, si olvidamos la contraseña, nos piden la fecha de nacimiento para volver a crear una. Si publicamos este dato en nuestro perfil de Facebook, le estaremos poniendo las cosas muy fáciles a quién nos quiera robar el acceso a una de esas webs. Lo más recomendable es poner nuestra fecha de nacimiento pero sin el año (para que nuestros amigos en Facebook nos puedan felicitar, pero no robar).

No mirar los ajustes de privacidad de Facebook

Debido a los problemas legales de los dueños de Facebook, el sistema de privacidad de la página suele cambiar cada dos por tres. Por lo que de vez en cuando, hay que visitar la sección de “privacidad” para que sólo nuestros amigos puedan visitar nuestro perfil o ver nuestras fotos. Así evitamos que desconocidos puedan hurgar en nuestra vida privada.

Etiquetar a nuestros hijos

Este pecado se puede extrapolar a etiquetar una foto de cualquiera que no tenga un perfil en Facebook. Si lo hacemos, estamos comprometiendo su privacidad sin su consentimiento.

Mencionar que te has ido de vacaciones

El sueño de un ladrón. Viendo Facebook puede saber que tu casa está vacía y entrar a robar. O aprovecharse de que tu ausencia para realizar algo que te perjudique. Es mejor contar lo geniales que han sido tus vacaciones a la vuelta, cuando ya no hay peligro.

Permitir que tu perfil salga en buscadores

Es una opción que se encuentra en los ajustes de privacidad, y que permite o no que tu perfil salga en los resultados de búsqueda de páginas como Yahoo! o Google. Si esta opción está activada, cualquiera que busque información relacionada contigo la puede encontrar fácilmente.

Permitir que menores de edad usen Facebook

Aunque la edad mínima para usar Facebook es de 14 años, algunos padres dejan que sus hijos, menores de esa edad, lo usen. Simplemente, falsean la edad y listo. Es un problema porque los chicos y las chicas de esta edad, por lo general, pueden escribir información sensible que delate los hábitos de la familia. Por ejemplo, en un caso extremo, si piden a sus padres, mediante un mensaje en el muro, que les dejen un juego de llaves en el buzón.

Vía: tusmejoresblogs