Detenido por estar 30 horas sin parar se hablar

Una mujer alemana de 48 años acabó llamando desesperada a los servicios de emergencia para que la rescataran… de un amigo que fue a visitarla y estuvo hablando sin parar durante 30 horas, confirmó este martes un portavoz de la policía de la localidad de Speyer, al oeste del país.

El amigo se puso a explicarle sus problemas personales y la ingesta de alcohol hizo que su estado de ebriedad aumentara progresivamente, pero eso no le impedía seguir hablando. Sin saber ya qué hacer, la anfitriona a la fuerza llamó al número de emergencias.

“Tras unas increíbles 30 horas de charla y varios intentos fallidos de que la visita se fuera, el pasado sábado, a la mujer no se le ocurrió nada más que llamar a una ambulancia”, relató el portavoz policial.

Sin embargo, los servicios sanitarios se negaron a llevarse al amigo, por lo que la sufrida mujer telefoneó a la policía. Los agentes se llevaron al pesado amigo y lo dejaron en su domicilio.

Hace falta ser cansino y pesado, siempre he escuchado un remedio que para que las visitas se marchen hay que darle la vuelta a una escoba, me imagino que sera una pijada nunca lo he probado, si lo probais y funciona me lo comentáis.