El fraude de la niña fantasma del incendio de Wem

Una de las mejores fotos de fantasmas de la historia fue la tomada el 19 de noviembre de 1995 durante el incendio del Ayuntamiento de Wem, en Shropshire, Inglaterra.

Según expertos en fotografía ésta imagen y su negativo habría pasado todas las pruebas de veracidad y representaba una fiel prueba de la existencia de fenómenos sobrenaturales o casuales. En la imagen vemos una niña asomada en la puerta del edificio en llamas. La foto fue tomada por Tony O’Rahilly, desde la calle y con una cámara equipada con un teleobjetivo de 200 milímetros.

O’Rahilly habría asegurado no ver absolutamente nada en el momento de realizar la toma y llevarse una gran sorpresa al revelar las fotografías . La imagen en cuestión fue entregada a la Asociación para el Estudio de los Fenómenos Extraños (ASSAP), junto con el negativo y Vernon Harrison, presidente de la Real Sociedad Fotográfica, en ese momento concluyó que el negativo no había sido manipulado.

Los expertos en fenómenos paranormales adjudicaron la aparición a una niña llamada Jane Churm, quien a la edad de 14 años habría sido la autora accidental de otro gran incendio ocurrido en Wem el 3 de marzo de 1677 y que destruyó gran parte de la localidad.

El fraude de Tony O’Rahilly

Algunos años más tarde los expertos del Museo Nacional de Medios descubrieron en la cara de la niña unas líneas horizontales que no existen en el resto de la imagen, lo cual indicaba que la imagen era posiblemente un fraude. Sin embargo no había pruebas contundentes para asegurarlo.

Recientemente, Brian Lear, de Shrewsbury, observó casualmente la imagen de una postal de la calle de Wem del año 1922 y el rostro de la niña que aparece en ella le resultó familiar. Afortunadamente Lear, es muy fisonomista y después de mucho pensar recordó que el rostro era el de la niña que se ve en el incendio de 1995. Basta con observar ambas imágenes para comprender que O’Rahilly nos jugó a todos una mala pasada.

Tony O’Rahilly habría realizado un truco muy sencillo consistente en superponer la fotografía real del incendio con el recorte de la postal y realizar posteriormente una nueva toma al conjunto.

Vía: asusta2