El hombre que susurruba a su paquete de tabaco

Algunos borrachos tienen  la genial idea de hacer una llamada usando para ello sus poderes sobrenaturales.

Lo que hizo el sujeto es utilizar como teléfono móvil una caja de cigarrillos.

Llevaba tal pedo que antes de eso intentó hablar con su propia mano.

La sonrisita  de los policías no tiene precio y porque les estaban grabando que sino se descojonan de la risa.