El Vaticano y la Coca Cola

vaticano

Se personan altos funcionarios de Coca Cola ante Su Santidad en el Vaticano para hacerle una propuesta:

Su Santidad, le ofrecemos 5.000.000 $ mensuales para que se cambie en el Padre Nuestro la frase “El pan nuestro de cada día …” por “La Coca Cola

nuestra de cada día..” A lo que el Santo Padre responde: “No podemos hacer eso Hijo Mío..”

Tras unos meses vuelven a visitar el Vaticano con otra propuesta:

Su Santidad nuestra empresa le ofrece 300.000.000 $ anuales para cambiar en el Padre Nuestro la frase “El pan nuestro de cada día …” por “La Coca

Cola nuestra de cada día..”

A lo que el Santo Padre responde: “de ninguna manera podemos hacer eso Hijos Míos…”

Insistentes estos funcionarios, consiguen otra cita con el Sumo Pontífice, y le presentan una oferta de su Corporación:

Su Santidad nuestra empresa ha decidido ofrecerle a su Iglesia la cantidad de US$ 1.500.000.000 $ anuales para que se cambie en el Padre Nuestro la

frase “El pan nuestro de cada día …” por “La Coca Cola nuestra de cada día…”

A lo que el Santo Padre, se vuelve hacia su Secretario y le pregunta:

¿En que fecha termina nuestro contrato con los panaderos…?