Era se una vez Hiroshima y Nagasaki

image[9]

Un día como hoy, 6 de agosto, pero en 1945, un avión B-29 bautizado como Enola Gay, llegó a Hiroshima luego de seis horas de vuelo. Durante esas horas, abordo de ese bombardero gigante, se armó la bomba atómica que llevaba en su panza. Treinta minutos antes de llegar se quitaron los dispositivos de seguridad, y las 8.55 de la mañana, hora local, se dejó caer a la Little Boy, una bomba de de uranio de 18 kilotones. Mató a 140 mil personas. Fue la primera bomba atómica utilizada en una guerra.

El mundo estaba en plena Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos estaba en guerra con el imperio del Japón, y hacía seis meses que bombardeaba intensamente a 67 ciudades japonesas. Bombardeaban al viejo estilo, no al estilo que probarían luego, de destrucción masiva.

El presidente estadounidense Harry Truman ordenó entonces, a pesar de que Japón ya estaba virtualmente derrotado, que se probara la potente arma en la que se venía trabajando desde hacía cinco años.

Se eligieron las ciudades de Hiroshima y Nagasaki por tener mucha población, ciudades amplias donde se pudiera medir el efecto de la devastación, y casi secundariamente por tener algún punto militar estratégico. Primero se probó la bomba de uranio en Hiroshima el 6 de agosto, y tres días después, el 9 de agosto se arrojó sobre Nagasaki una bomba de plutonio de 25 kilotones, apodada Fat Man.

70 mil personas murieron en el acto en Hiroshima, el 30 por ciento de la población, otros tantos le siguieron por envenenamiento radiactivo. En Nagasaki murieron 80 mil en total.

Estados Unidos consiguió la rendición incondicional de Japón el 15 de agosto de 1945. Fueron las dos únicas detonaciones nucleares de la historia como parte de una guerra, y apuntadas a matar gente.

Archivo gráfico que ilustran esa masacre que debería avergonzar a cada ser humano

Pincha en las fotos para verlas más grandes

image[9]image[19]h04_16image[38]image[44]h11_12h20_34h24_58495h29_19773763h21_38h35_01