Era tan feo …

-Era tan feo que cuando nacio, el doctor le dio el cachete en la cara.

-Era tan feo, que cuando nacio no lloro,  ¡lloró el doctor, el padre y la madre!

-Era tan feo que cuando jugaba al escondite nadie le buscaba.

-Era tan feo que le exhibían en una feria por teléfono.

-Era tan feo que hacía llorar a las cebollas.

-El doctor fue a la sala de espera y le dijo a mi padre “Hicimos lo que pudimos… pero nació vivo”.

-Mi mamá no sabía si quedarse conmigo o con la placenta.

-Como era prematuro le metieron en una incubadora… con vidrios polarizados.

-Mi madre nunca me dio pecho, me daba la espalda.

-Yo siempre fui muy peludo. A mi madre siempre le preguntaban: “Señora, a su hijo ¿lo parió o lo tejió?”

-Mi padre llevaba en su billetera la foto del niño que venía cuando la compró.

-Pronto me di cuenta que mis padres me odiaban, pues mis juguetes para la bañera eran un radio y un tostador eléctrico.

-Una vez me perdí. Le pregunte al policía si creía que íbamos a encontrar a mis padres. Me contesto: “No lo sé; hay un montón de lugares donde se pudieron haber escondido”.