Fórmulas y leyes que nunca fallan

FÓRMULA PARA QUE SUENE EL TELÉFONO
1. Entre a bañarse.
2. Enjabónese bien la cabeza.
3. Cuente hasta tres.
Entonces, sonará el rin*** teléfono.
Aquí se abren dos posibilidades:
a) Si contesta, era un cabrón equivocado
b) Si no contesta, veinte días después se enterará que esa estúpida llamada era súper importante.

FÓRMULA PARA HACER QUE LLUEVA:
1. Diga con voz de satisfacción: ‘Qué día tan bonito, ojalá siga así…’
2. Lave el coche
3. Lave toda la ropa que tenga y póngala a secar
4. Organice un cena al aire libre para la noche
5. Salga de su casa a pie sin una chaqueta y vera que al momento se hace un tremendo aguacero.

FÓRMULA PARA ECHARLE LIMÓN AL PESCADO
1. Ponga el pescado sobre su ojo derecho.
2. Tome un limón y exprímalo apuntando en cualquier dirección, nunca falla.

FÓRMULA PARA HACER QUE PASE EL BUS:
1. Salga a tomar el bus
2. Espere durante veinte minutos.
3. Cómprese un helado de esos baratos que se derriten en tres minutos y, justo cuando ponga su lengua en el puto helado aparecerá ese Bus que estaba esperando. (por lo visto también sirve encenderse un cigarrillo)
Nota: Se han registrado casos donde han aparecido hasta tres buses al mismo tiempo.

LEYES INEXORABLES

(Ley de Fant)
Cuando necesites abrir una puerta con la única mano libre, la llave estará en el bolsillo opuesto’
(Ley del destino)
“La única vez que la puerta se cierra sola es cuando has dejado las llaves dentro”.
(Ley de mecánica de Loren)
“Cuando tengas las manos llenas de grasa, te comenzará a picar la nariz”.
(Segundo corolario de Chisholm)
“Cuando las cosas parecen ir mejor, es que has pasado algo por alto”.
“Si mantienes la calma cuando todos pierden la cabeza, sin duda es que no has captado la gravedad del problema”.
Los problemas ni se crean, ni se resuelven, sólo se transforman”
(Principio de Ring a Bell)
“Llegarás corriendo al teléfono justo a tiempo para oír como cuelgan”.
(Ley de Queco Jones)
“Si solo hay dos programas en la tele que valgan la pena ver, serán a la misma hora”.
(Ley de Soup)
“La probabilidad de que te manches comiendo, es directamente proporcional a la necesidad que tengas de estar limpio”.
(Ley de Omay God)
Todo cuerpo sumergido en la bañera hará sonar el teléfono’.
(Ley de Ooh Shit)
“Todo cuerpo sentado en el inodoro hará sonar el timbre de la puerta”.
(Ley meteorológica de Reynold también conocida como Principio de Llongueras)
“La velocidad del viento aumenta proporcionalmente al precio del peinado”.
(Cuerpos de Inteligencia)
“Todo cuerpo sumergido en el agua, terminará por cantar”.
(Ley de la fatalidad irreversible)
“Cuando tras años de haber guardado una cosa sin usarla decides tirarla, no pasará más de una semana que la necesites de verdad”.
(Principio de Delay)
“Siempre que llegues puntual a una cita no habrá nadie allí para comprobarlo, y si por el contrario llegas tarde, todo el mundo habrá llegado antes que tú”.
(Teorema de la verdad absoluta)
“No te tomes tan en serio la vida, al fin y al cabo no saldrás vivo de ella”.