Halloween el origen de como empezó todo

Todos los elementos básicos de Halloween, tales como el vestuario, “truco o trato”, encender hogueras y contar historias de fantasmas se remonta 2000 años atrás, al antiguo festival celta llamado Samhain, que significa “fin del verano”. Era su segundo gran festival estacional del año (el primero fue llamado Beltain, que se celebra alrededor del 1 de mayo, y rápidamente Samhain marcó la muerte del verano y el comienzo del año nuevo celta.

En un momento de constantes cambios, Samhain era visto como una noche de magia y poder. Era una época en que las horas de sol significaban vitalidad, cuanto menos sol luciera en el cielo más posible veían la extinción de la vida, era un festival de Samhain intensamente sagrado que marcaba los límites entre el verano y el invierno, la vida y la muerte.

Los celtas creían que el 31 de octubre, día del Señor de la Muerte Saman, llamaría a todas las almas que habían muerto el año anterior para viajar a otra vida durante la Vigilia de Samhain.

Fantasmas y demonios ancestrales surgieron de SIDH (montículos o túmulos antiguos del campo) y eran libres de vagar por la tierra, dañando los cultivos, y sin parar de causar problemas. Se empezaron a disfrazar con trajes macabros para que los espíritus de los muertos se pensaran que era uno de los suyos y pasar de largo sin incidentes.

Los aldeanos disfrazados también formaban desfiles para guiar a los espíritus a los límites de la ciudad. Además de máscaras y disfraces, como un precursor del moderno “truco o trato”, los celtas ofrecían comida a Samhain para persuadirle de ser más benévolo con ellos. Además, los celtas también ponían comida para sus antepasados cansados por su viaje al otro mundo o para apaciguar a los espíritus atormentados que buscaban venganza.

Se pensaba que los espíritus errantes guardaban los secretos de la vida futura y del futuro, los sacerdotes celtas, druidas, o adivinadores pensaban que se podía pronosticar con más claridad en este día en particular. Los sacerdotes encendían grandes fuegos para fortalecer al dios del Sol y hacer adivinaciones lanzando un caballo o un gato (a veces en una jaula de mimbre) en el fuego y estudiando las entrañas ardientes.

A media noche, comenzaban a adorar a Samhain, quien sería el rey de la tierra durante los próximos seis meses. Debido a que los celtas eran una cultura oral, no se sabe seguro si realmente los druidas practicaban el sacrificio humano, tal como explican los informes romanos (como los escritos por Julio César) son ejemplos precisos o simplemente propaganda romana para crear una mala imagen de sus enemigos.