Humanos Vs Máquinas

Muchas de las funciones naturales del cuerpo tienen su imitación artificial, quién ganará, la naturaleza o el humano…

Ojos vs Cámara fotográfica

La retina del ojo posee una de las mejores “películas fotográficas” que se conocen: los conos y bastones (células detectoras de luz) son tan sensibles que en condiciones perfectas perciben la luz de una pequeña cerilla a kilómetros de distancia.
La naturaleza gana aquí.

Brazo vs Excavadora.
El codo sólo se mueve en un plano y no soporta más de 250 kilos; la pala de la excavadora aguanta hasta 10.000 kilos, con el hombro puede igualar prestaciones a la de la pala.
Aquí hay empate.

Pulmones vs Túnel de viento.

Cada vez que respiramos entran en los pulmones unos 5 litros de aire y se repite 600 millones de veces en la vida aproximadamente, un ventilador industrial mueve hasta 40,000 litros de aire al minuto, aunque dura menos tiempo y consume más energía, así que los dos son eficientes.
Hombre y máquina: empate.

Hígado vs Depuradora.
El hígado transforma los nutrientes que se absorben en el intestino en productos que pueden emplear los tejidos y los excreta a través de la bilis. Las enzimas del hígado degradan los productos tóxicos de la sangre y los hace asimilables. Una depuradora industrial tardaría 50 años en realizar el mismo trabajo.
Gana la naturaleza.

Esqueleto vs Estructura del coche.
Encontrar un material rígido y a la vez ligero es la meta de la industria automotriz. La sustancia que componen los huesos es 4 veces menos resistente a la rotura que el acero de la estructura del coche, pero su peso es relativamente 5 veces menor, en ese sentido se igualan. El esqueleto humano se compone de 200 piezas amortiguadas por cartílago y unida por articulaciones y además es un organismo vivo que puede crecer.
En total, el hombre gana.

Sistema inmunológico vs Ejército.
Si la piel, el sistema digestivo y el respiratorio no consiguen frenar a un posible invasor que penetra en el organismo humano este utiliza a los glóbulos blancos. Se desplazan solos a la zona invadida y adaptan sus estrategias y armas a la forma, cantidad y tipo de ataque de los microorganismos invasores, además se los come, qué ejercito humano puede hacer eso…
Hombre, otro punto.

Sudor vs Refrigerador.
Cuando hace calor, los vasos sanguíneos de la piel se dilatan y aumentan su temperatura, lo que causa la evaporación del agua que proviene de las glandulas sudoríparas. Con ello equilibra al cuerpo en los 37°. El refrigerador es más eficaz y rápido bajando la temperatura y lo hace de otra forma; expandiendo controladamente un gas especial.
Máquina gana.

Célula vs Motor de combustión interna.

La glucosa es la gasolina de nuestro cuerpo y sus moléculas tienen la mitad del poder calórico que poseen las del combustible. Pero la célula supera al motor, pues extrae el 40% del poder calórico del azúcar y los motores sólo extraen 20 o 25% del de la gasolina.
Un punto más a los humanos.

Metabolismo celular vs Laboratorio químico.
Las células son auténticas y eficientes expertas en fabricar compuestos distintos en forma de hormonas, enzimas y neurotransmisores, siguiendo las ordenes del ADN. Para igualar el trabajo que las células hacen en unos minutos, el laboratorio químico mejor equipado del mundo emplearía varios años.
De nuevo gana el organismo.

Riñones vs Filtro.
Con sólo 9 centímetros, los riñones humanos filtran 1.3 litros de sangre al minuto. En una hora toda la sangre pasa por los riñones unas 20 veces. Ningún filtro de ese tamaño es capaz de tal cosa, en la diálisis artificial, la velocidad es mayor, pero el filtro tiene un metro cuadrado y dura dos meses y no más de 70 años.

Corazón vs Bomba.
Nuestra pequeña bomba late 70 veces por minuto y cada vez expele 17 centilitros de sangre. En un día, se bombean al rededor de 13,500 litros de sangre. Hay bombas industriales, como las hidráulicas, cuyo funcionamiento es básicamente igual, que llegan a mover un millón de litros diarios.
Máquina: otro punto.

Oído vs HI-FI
Hay más de 20,000 células neuroepiteliales en el oído. Cada una de ellas tiene 100 cilios que trabaja como el micrófono: transforman las vibraciones del aire en señales eléctricas que llegarán al cerebro y él las interpretará como sonido. La diferencia es que el micrófono tiene uno solo de estos trasductores o transformadores.
El oído supera la tecnología.

Cabello vs Aislante térmico.
El vello del que estábamos cubiertos y que ahora nos queda en zonas estratégicas impide que el Sol nos queme en verano y que se nos escape el calor en invierno, el aislante imita a esta capa de fibra de 1 mm. a 1 cm. de espesor.
Ambas cosas son efectivas: empate.

Cerebro vs Computadora.
Con 10,000 millones de neuronas conectadas cada una a otras 100,000 el cerebro supera por mucho a las computadoras modernas y poderosas, para imitar el cerebro una computadora debería hacer 10 millones de operaciones al segundo.
El cerebro supera ampliamente la tecnología.

Resultado:

La naturaleza venció en 9 ocasiones, la tecnología sólo 2 y hubo tres empates.
Somos máquinas perfectas, hay que cuidar lo que tenemos, que es gratis porque cuando uno no lo tiene, empiezan los problemas…
Vía:planetaperdido