La isla Fraser; la mayor isla de arena del mundo

La Isla Fraser es la mayor isla de arena del mundo, una extensión que sorprende con paisajes de dunas cubiertas por montes, selvas tropicales y salpicada de lagos cristalinos que se encuentran entre los más limpios y puros del mundo.

La isla Fraser (enlace en inglés) debe su composición a una formación que tomó más de 800.000 años, con una increíble acumulación de arena arrastrada por los viento provenientes de lo que es hoy Nueva Gales del Sur. La arena se extiende sobre una superficie de más de 150.000 hectáreas.

La isla Fraser ofrece excursiones de exploración que pueden tomar hasta seis días, recorriendo senderos que se extienden por más de 120 kilómetros para explorar territorios completamente vírgenes plagados de bosques, lagos y estanques transparentes sobre la arena y por supuesto playas interminables que probablemente jamás fueron pisadas. La isla es escenario de una de las mayores concentraciones de lagos de Australia, formados por la lluvia sobre la arena, como si fueran perfectos estanques cristalinos.

Durante la temporada de enero a marzo, en la isla se suceden las lluvias más copiosas del año, por lo que no es recomendable malgastar días de vacaciones con un clima inestable.

La isla Fraser fue declarada por su riqueza natural como Patrimonio de la Humanidad. Además de sus bellos paisajes, la flora y fauna exhibe ejemplares de reptiles, infinidad de aves, y hasta ballenas jorobadas que suelen alimentarse en sus costas antes de partir a la región Antártica.

El lago Mckenzie

Sin dudas una de las joyas de la isla es el lago Mckenzie, uno de los más llamativos de la isla, y el más visitado. El lago es una gigantesca piscina natural de aguas transparentes rodeado de playas de arena increíblemente blanca.

El Mackenzie, junto con otros lagos como el Basin, el Garowongera, el Benaroon o el Boomanjin, son algunos de los lagos más cristalinos y limpios del mundo. El Mackenzie se encuentra muy cerca del pequeño poblado de Eurong, y alcanza en su parte más profunda unos 5 metros de profundidad.

Para acceder a la isla, se puede llegar en ferry desde la bahía de Hervey. La isla está a sólo 300 kilómetros de Brisbane, y existen vuelos alquilados a través del aeropuerto de Maroochydore. Para recorrer la isla Fraser, si bien con permisos se pueden alquilar vehículos, lo mejor es explorar a pie, por senderos que nos permitirán descubrir las maravillas escondidas dentro de una visita guiada.

Vía: 101lugares