La piscina más alta del mundo


Si quieres broncearte en esta piscina, te tiene que gustar la altura, porque hay que subir al Piso 55 del Hotel Marina Bay Sands, en la ciudad de Singapur.

Nadar en el borde no es tan arriesgado como parece, porque el agua que se desborda es recogida por una especie de canal, donde es bombeada de nuevo a la piscina.

Tiene un largo de 150 metros y es del tamaño de tres piscinas olímpicas. Se apoya sobre las tres torres del hotel más caro del mundo, formando una especie de navío, y es la piscina más grande del mundo a esa altura.