La vuelta al mundo de las noticias curiosas

Un desgraciado chino que harto de su familia pide que lo encierren o una mujer egipcia que se divorcia por el hedor de su marido, son algunos de los hechos insólitos que se han producido en el mundo durante este 2007.

ITALIA – Chóferes sin carné

El Ayuntamiento de Palermo contrató a “110 chóferes de autobús”, todos ellos desprovistos de carné de conducir. “Por ahora, no podemos hacer nada con ellos. Hasta que pasen el examen, reciben un sueldo pero están pendientes de destino”, explicó el ayuntamiento, que hizo estos contratos en vísperas de elecciones municipales.

PERÚ – Peatones peligrosos

En Lima, los peatones ebrios causan el doble de accidentes mortales que los conductores borrachos, revela un informe policial. En la capital peruana, donde la circulación es intensa y peligrosa, la mitad de los taxistas circulan con carnés falsos. Y los peatones, aunque no hayan bebido, se juegan la vida a base de cruzar calles, carreteras y autopistas.

ARABIA SAUDÍ – Dura lex

Un saudí solicitó el divorcio tras sorprender a su esposa viendo sola un programa de televisión presentado por un hombre. El esposo es un practicante del ‘wahhabismo’, interpretación muy estricta del islam que prohíbe formalmente que la mujer se aisle con un hombre que no sea de su familia cercana.

CHINA – Infierno familiar

Un chino que no aguantaba más a su mujer ni a su madre pidió asilo en una comisaría y ante la negativa de la policía robó una bicicleta para que lo encerraran. “Quiero ir a la cárcel, lo mejor sería un campo de reeducación por el trabajo, podría aprender un oficio”, declaró el desgraciado de Jin.

JAPÓN – Ahorros explosivos

Un fabricante de juguetes japonés inventó una hucha que estalla y dispersa todas sus monedas si su dueño olvida ‘alimentarla’ demasiado tiempo. La ‘hucha-bomba’ está destinada a incitar al ahorro, afirma su creador, Takara Tomy.

GRAN BRETAÑA – Sexo de locos

Un hombre se seccionó el pene delante de los clientes horrorizados de un céntrico restaurante londinense, indicó la portavoz de la cadena Zizzi, especializada en pizzas. Irrumpió en la cocina, agarró un buen cuchillo, volvió corriendo al comedor y pasó al acto.

EGIPTO – Cuestión de hedor

Una egipcia que no soportaba el “olor nauseabundo” de su marido, un maestro de 39 años, consiguió el divorcio tras convencer al tribunal de su calvario diario. A pesar de sus ruegos, el marido se negaba en redondo a lavarse y boicoteaba jabón y dentífrico.

GRAN BRETAÑA – Pimiento terrorista

Una alerta antiterrorista se puso en marcha en una céntrica calle de Londres invadida por los efluvios de una cocción de pimientos en las cocinas de un restaurante tailandés. El ‘chef’ del Thai Cottage rehogaba pimientos picantes para preparar una pasta de chile y la humareda que flotó en la calle era tan densa y acre que la policía creyó que se trataba de una nube tóxica. El barrio fue rodeado, las tiendas cerraron y las viviendas fueron evacuadas.