No hay cena sin poema

No hay cena sin poema

Te amo, te amé y te amaré diga el mundo lo que diga,

que si cien años viviera, firme soy y firme seré

y al morir confesaré que fue un amor profundo

que no te olvidé ni un segundo, ni dormido ni despierto,

y si te amé en este mundo te amaré después de muerto.