Nuevo Ferrari 599 GTO, hasta el infinito y más allá

Un nombre para recordar: Ferrari 599 GTO. Tan sobresalientes son sus capacidades técnicas que merecen ser noticia en una página como Neoteo. La propia marca define este coche como el más rápido que han homologado jamás para circular por la carretera. Su datos mecánicos son impresionantes. Con su tremendo motor V12 de 5.999 centímetros cúbicos consigue una potencia de 670 CV a 8.250 revoluciones. La cifra de par también es formidable, ya que logra 620 Nm. a 6.500 vueltas. Esta orgía de potencia obtiene unos resultados sobrecogedores en la pista pues alcanza una velocidad de 335 km/h y acelera a 100 km/h en 3,3 segundos. Recordemos que su antecesor, el Ferrari 599 GTB Fiorano F1, era el modelo que tenía el récord hasta la fecha con 5 kms/h menos en velocidad punta y 4 décimas menos en aceleración.

El nuevo 599 GTO también ha batido el récord de la pista de Fiorano -el circuito de pruebas de la marca de Maranello-, con un “crono” de 1 minuto y 24 segundos. Otro punto fuerte de este Ferrari es el peso: detiene la báscula en los 1.495 kilos, alrededor de 200 kilos menos que el 599 GTB Fiorano F1. A todo ello se suma un chasis que, según Ferrari, transmite mucha información al conductor y reduce la posibilidad de que surjan subvirajes. Eso sí, su consumo será de 17,5 litros, un gasto de combustible en consonancia con el brutal propulsor pero menor que su predecesor, gracias a que se ha optimizado el cigüeñal y reducido la fricción entre componentes. La erodinámica también ha sido optimizada para convertir a este deportivo en casi un Formula 1. Añade un nuevo difusor trasero que realiza una fuerza longitudinal hacia el suelo equivalente a 144 kilos y que le permitirá tomarse las curvas aún más deprisa. Desde fábrica aseguran que toda la tecnología utilizada en el campo aerodinámico viene directamente del equipo de Fórmula 1.

Para detener ese bólido en vuelo rasante no se han escatimado medios. Su equipo de frenada no tiene parangón en el mundo de los autos de calle. Brembo ha sido la encargada de dotar a este modelo de unos frenos cerámicos de segunda generación como los empleados en la alta competición. Son capaces de frenar de 100 km/h a 0 en apenas 32,5 metros. Incluyen protectores en los discos de freno que optimizan la aerodinámica y, al mismo tiempo, proporcionan una mejor refrigeración a los mismos. El ABS será desconectable para poder apurar lo máximo posible en circuito. En el apartado de suspensiones no podían ser menos. Incorpora la segunda generación del sistema de suspensiones magnéticas SCM2, además del control de tracción F1-Trac. La armonía alcanzada por estas ayudas electrónicas ha permitido a los ingenieros de Ferrari hacer una dirección mucho más directa que en el GTB, sin perder efectividad a la hora de frenar intensamente o acelerando en pleno apoyo.

Este Ferrari calza unos neumáticos de nuevo desarrollo realizados por Michelin con unas medidas de 285/30 ZR20 en el eje delantero y de 315/35 ZR20 del eje trasero. Por último, el deportivo incorpora un nuevo dispositivo llamado Virtual Race Engineer (VRE) que proporciona al conductor información del vehículo en tiempo real. En el habitáculo aparece una placa conmemorativa de los 31 títulos conseguidos en la Fórmula 1 por Ferrari. La consola central, el volante, el salpicadero y en general todo el interior apenas a variado respecto al 599 GTB Fiorano, excepto los asientos tipo baquet y los botones que hay en la parte de abajo del módulo central. La fibra de carbono se encuentra por doquier en este deslumbrante superdeportivo. La carrocería de la nueva “bala” de Ferrari estará disponible en 26 colores diferentes y las llantas en 3 tonalidades a elegir: negro, plata y gris.


Este modelo se mostrará por primera vez ante un reducido número de afortunados clientes de Ferrari el próximo 14 de abril en la academia militar de Módena (Italia). A partir del 23 de abril, Ferrari realizará la puesta de largo de este modelo en el Salón de Beijing para que los simples mortales puedan derretirse en presencia de esta joya. Hasta la fecha, Ferrari ha reservado la denominación GTO, que se corresponde con las siglas en italiano de Gran Turismo Homologado (Gran Turismo Omologata), a un número muy reservado de modelos. Al recién estrenado 599 GTO, se suman el 250 GTO de 1962 y el GTO de 1984.

Está previsto fabricar sólo 599 unidades así que imaginad el precio que pueden alcanzar estas maravillas tecnológicas. Por ahora es un secreto pero, según fuentes cercanas a la marca, no bajará de los 320.000 euros. No llegará a costar un millón de euros, como algunos superdeportivos de la competencia, pero con todos los extras disponibles alcanzará los 400.000 euros sin problemas. Si quieres crear un 599 GTO a tu gusto personal, la página de Ferrari pone a tu dispoición un configurador que te permitirá conformar un coche tan particular que podría decirse que será prácticamente exclusivo.

Vía: neoteo