Si una aguja trasmite el virus del sida, ¿los mosquitos podrían transmitirlo?

mosquito

El virus de sida (VIH) resulta infeccioso en agujas usadas cuando se inyecta en humanos porque en este caso puede unirse a las células T y empezar a replicarse. La célula T humana es un huésped muy específico de VIH. Cuando un mosquito se alimenta de una persona con sida en la sangre, el VIH penetra en las vísceras del mosquito, que no contiene células T humanas. Por tanto, el virus no encuentra ningún huésped en el que replicarse, y el aparato digestivo del mosquito acaba con él.

Por el contrario, el parásito unicelular que causa la malaria puede sobrevivir y multiplicarse en las vísceras del mosquito y madurar hasta hacerse infeccioso. Entonces, los esporozoos migran a las glándulas salivares del mosquito. Como los mosquitos inyectan saliva cuando pican, el parásito se transmite al humano del que se alimente el insecto El VIH, en cambio, se deteriora en los intestinos antes de que el mosquito vuelva a picar y, por tanto, no se transmite a la siguiente víctima del insecto.