Toshiba escurriendo el bulto con su publicidad sobre el mundial

Consumidores en Acción ha comenzado a recibir reclamaciones relacionadas con las promociones que prometían la devolución del importe de productos si España ganaba el Mundial de Sudáfrica.

La empresa objeto de las primeras quejas es Toshiba, que está negando el importe de los ordenadores portátiles y televisores de su campaña Si la Roja gana, tú ganas a los usuarios que no se registraron en su página web.

FACUA se ha dirigido a Toshiba advirtiéndole que su publicidad no indicaba que fuese necesario realizar un registro en Internet.

“Compra un nuevo portátil Toshiba con el nuevo procesador Intel Core i5 del 2010, o un televisor Toshiba, y si España gana la final te devolvemos todo tu dinero”. Éste era el reclamo principal de la campaña publicitaria, que la empresa también desarrolló en Alemania, Inglaterra, Italia y Portugal.

FACUA ha señalado a Toshiba que el hecho de que la publicidad incluyese el texto “consulta las bases de la promoción en toshiba.es/toshibafutbol” y que en ella sí se indicase la obligación de registrarse no es una excusa para omitir un elemento tan importante de los anuncios.

Si para recuperar el importe de los productos de Toshiba era tan importante comprarlos como registrarlos, este elemento debió haberse destacado en la publicidad de la misma forma que aquél, advierte la asociación.

Así, FACUA ha planteado a Toshiba que el reclamo principal de su campaña debió ser “Compra un nuevo portátil Toshiba con el nuevo procesador Intel Core i5 del 2010, o un televisor Toshiba y regístrate en nuestra web antes del 17 de junio, y si España gana la final te devolvemos todo tu dinero”.

Al haber omitido un elemento esencial en la publicidad, FACUA considera que Toshiba debe hacer frente a las devoluciones del importe de los productos incluidos en la promoción a todos los usuarios que acrediten haberlos adquirido con las correspondientes facturas o tiques de compra.

La empresa también pone límite a la fecha para reclamar el dinero, advirtiendo que todas las solicitudes que reciba después del 2 de agosto serán rechazadas, planteando además que el usuario “deberá comprobar que todos los documentos que se envíen sean originales”, advirtiendo incluso que “sólo se dispone de una oportunidad de reclamar”.