Vende su boda y su muerte a una televisión británica

jade-goody2

Jade Goody, una enferma terminal de Reino Unido que ha vivido toda su vida ante las cámaras de televisión, ha tomado la decisión de que todo el mundo pueda contemplar sus últimos momentos de vida.

Goody ha sido constante centro de polémica en los medios británicos : fue la primera concursante de Gran Hermano en tener sexo al descubierto en el programa, generó un conflicto diplomático con India al proferir insultos racistas contra una concursante de dicho país, hizo el ridículo en la maratón de Londres…

El pasado mes de agosto le diagnosticaron un cáncer. Jade aprovechó la desgraciada circunstancia para seguir sacando partido mediático: creo un programa titulado El progreso de Jade.

Los tumores que tiene no le permitirán vivir más de unas cuantas semanas, según los médicos. Por ese motivo, Jade Goody se ha apresurado a vender la exclusiva de su próxima boda y de su defunción.

Según la cadena británica Sky, la joven ha vendido los derechos de las fotografías de la ceremonia (que se celebrará el próximo domingo en un lujoso hotel rural de Essex) a la revista OK por una suma de 700.000 libras (unos 790.000 euros).

También se retransmitirá su muerte en directo a través de Living TV.