Visitando a la Pilarica

Ahora que estamos en plena Expo y la ciudad se llena de visitantes os presento una de las joyas arquitectónicas de la ciudad de Zaragoza, “La Basilica del Pilar“.

Pincha en las fotografías para verlas más grandes

(Fotos: Pichicola.com)

Importante templo barroco de España. Está considerado como el primer templo mariano de la Cristiandad, puesto que en él se conserva y venera el pilar —en realidad, una columna de jaspe— que, según la tradición, fue puesto por la Virgen María, quien, viviendo aún en Jerusalén, se habría aparecido en carne mortal al apóstol Santiago el día 2 de enero del año 40.

El templo se articula en tres naves, de igual altura, cubiertas con bóvedas de cañón, en las que se intercalan cúpulas y bóvedas de plato, que descansan sobre robustos pilares.

El exterior es de ladrillo caravista, siguiendo la tradición de construcción en ladrillo aragonesa, y el interior revocado en estuco. La nave central se halla dividida por la presencia del altar mayor bajo la cúpula central.

EL altar está presidido por el gran retablo mayor de la Asunción, perteneciente a la Iglesia anterior, realizado por el escultor Damián Forment en el siglo XVI, siguiendo los modelos impuestos del retablo gótico de la vecina catedral zaragozana del Salvador (La Seo).

Bajo las otras dos cúpulas elípticas de la nave central, se dispuso la Santa Capilla de la Virgen del Pilar, y el coro y órgano, que también procedían de la iglesia gótica predecesora.

La Capilla de Nuestra Señora del Pilar, está concebida como un gran baldaquino o templete, como si se tratara de otra construcción independiente dentro del conjunto de naves de la Catedral. Constituye un espacio, amplio e íntimo a la vez, integrado en el templo pero con escala particular. Está realizado en estilo Barroco clasicista, con cúpulas recortadas, rompimientos de gloria, entablamentos curvados, y numerosas esculturas y medallones de mármol.

La imagen de la Virgen en madera tiene 38 cm. de altura y descansa sobre una columna de jaspe, resguardada esta por un estuche de bronce y otro de plata y cubierta por un manto que alcanza hasta los pies de la imagen, a excepción de los días 2, 12 y 20 de cada mes que aparece visible la columna. En la fachada posterior de la capilla se abre el humilladero, donde los fieles pueden venerar a la Santa Columna.

Pinturas al fresco

Están pintadas todas las cúpulas que rodean y coronan la Santa Capilla, obra de los Hermanos Bayeu. Una de ellas, la que lleva el nombre de Regina Martirum (Reina de los Mártires), fue pintada por Francisco de Goya, que también pintó la bóveda del Coreto de la Virgen. También están decoradas la cúpula mayor, la que cubre el órgano y Coro Mayor, y la otra cúpula elíptica de la nave central, bajo la cual en su día estuvo situado el coro.

Ver más fotos===>