5 plantas alucinógenas

Datura stramonium


Es una planta psicoactiva usada por los chamanes norteamericanos desde tiempos inmemoriales. Se administraba en infusiones y se utilizaba en rituales de iniciación.

Contiene alcaloides que producen un delirio alucinatorio incontrolable de varias horas. Si se ingiere puede causar locura irreversible (psicosis exógena caracterizada por alucinaciones) e incluso la muerte.

Rivea corymbosa


La Rivea Corymbosa, también llamada xtabentún, coaxihuitl, bado o ololiuqui, es una enredadera grande y leñosa de la familia de las convolvuláceas.

Las semillas contienen diversos alcaloides. Fueron utilizadas por chinatecos, mixtecas, mazatecos y zapotecos en Oaxaca, Mexico, para ritos de adivinación, encontrar objetos y personas perdidas y para diagnosticar enfermedades. Antiguamente se utilizaban también en las ceremonias previas a los sacrificios humanos, ya que su ingesta provoca una sensación de euforia, despersonalización y posterior sueño.

Amanita muscaria


La Amanita Muscaria, también conocido como matamoscas o falsa oronja, es un hongo del orden Agaricales.

Cuando está seca tiene un gran potencial alucinógeno. En grandes cantidades puede inducir al coma. Sus principales propiedades son enteógenas (provoca un estado modificado de conciencia), por lo que se ha utilizado desde tiempos remotos como estimulante.

Salvia divinorum


La Salvia Divinorum se conoce también como ska pastora, ska María, hierba María o hierba de los dioses. Su principio activo es la llamada salvinorina-A, que provoca fuertes alucinaciones.

Banisteriopsis caapi


La Banisteriopsis caapi, también llamada yagugue o mariri, es una liana o enredadera de las selvas de Sudamérica.

Con esta planta y hojas de chacruna (Psychotria viridis), algunos grupos etinicos amazónicos preparan un brebaje que llaman ayahuasca o purga. Este brebaje tiene propiedades enteógenas.