Dos viejos de juerga

Dos viejos, después de emborracharse, deciden ir a un puticlub. Al llegar, la Madam los mira bien, y llama a la mami y le dice:

–  Anda, ve a los dos primeros cuartos y coloca una muñeca hinchable en cada cama. Estos dos viejos están tan borrachos que no van a notar la diferencia. No voy a gastar a mis muchachas con esos dos viejos, con la borrachera que llevan.

La mami cumple las órdenes y los dos viejos van a sus respectivas habitaciones y ”hacen los deberes’. En el trayecto de vuelta a sus casas, uno de los viejos dice:

– Creo que la mujer que estaba conmigo estaba muerta!

– Muerta? Dice el otro. ¿Por qué piensas eso?

– Es que no se movió ni habló mientras le hacía el amor

– Podía haber sido peor, dijo el otro. ¡Yo creo que la mía era una bruja!

– ¡¡Una bruja!!! ¿Por qué carallo dices éso?

– Bueno…, lo que pasó es que mientras yo estaba en los preliminares le di una mordida en el culo, entonces ella se tiró un pedo en mi cara, salió volando por la ventana y encima se llevó mi dentadura!!!