El origen de San Valentín

cupido

La literatura romántica, el único origen cierto de San Valentín: Parece ser que la transmisión de la literatura romántica a España es el único origen real de la fiesta de San Valentín, el resto de suposiciones sobre su procedencia carecen de rigor científico y, ni siquiera, está claro si realmente el santo llegó a existir.

Las ideas de libertad y pasión amorosa de los poetas del romanticismo son los verdaderos ‘culpables’ de esta fecha, dedicada cada 14 de febrero al ensalzamiento del amor. Tras sendos estudios, la antropóloga Mónica Cornejo y el historiador Javier Albar han coincidido en afirmar que en España el único antecedente conocido ‘con certeza’ de San Valentín es este género literario: no tiene relación con una festividad cristiana en honor a un mártir ni con un evento romano vinculado a la fertilidad. Según los dos investigadores, no existieron fiestas paganas en las que las mujeres fueran azotadas con tiras de animales para aumentar su fertilidad ni celebraciones cristianas para homenajear a un santo llamado Valentín.A pesar de ello, son numerosas las páginas web en Internet que insisten en esta idea.

Todas las informaciones en la red sobre San Valentín son ‘falsas y no están documentadas científicamente’, ha subrayado Cornejo, antropóloga de la Universidad Complutente de Madrid y especialista en simbología. ’La transmisión de la literatura romántica desde Francia y el Reino Unido a España son la única fuente conocida que explique la celebración’ de este día, ha insistido.

Tampoco se conoce con seguridad si realmente existió o sólo ha sido una leyenda que se ha ido alimentando con el paso de los siglos hasta convertirse en el patrono indiscutible de los enamorados. Javier Albar, sociólogo y profesor en la Universidad Carlos III, también coincide en afirmar el escaso rigor de muchas páginas web en torno a este asunto.

De hecho, ni siquiera el Papa Gelasio I, que presidió la Iglesia en el siglo V, sabía quién era San Valentín y en su acta papal puntualizó: ‘Dios sabrá mejor que nosotros qué hizo exactamente este santo, pero hay que rezarle’. Algunas de las inexactitudes que se encuentran en Internet son que San Valentín se celebra en España por evolución de unos festejos realizados en la época del Imperio Romano en honor al dios de la fertilidad Lupercus. Estas festividades paganas, que nunca han tenido lugar en España, se llevaban a cabo durante los 14 de febrero de cada año y en ellas se azotaba a las mujeres con tiras de pieles de animales para, según la tradición, aumentar su fecundidad.

Otras imprecisiones halladas en la red exponen una historia, según la cual, el origen de este día se debe a un sacerdote cristiano llamado San Valentín que vivió durante la época del emperador romano Claudio III, quien prohibió el matrimonio entre los jóvenes de Roma.

Según este versión, San Valentín casaba en secreto a los enamorados, poniendo en riesgo su vida, y fue decapitado por ello. El problema es que se desconoce si exactamente existió este santo y hay varios candidatos que podrían ser el supuesto Valentín: un obispo, un sacerdote romano y un sacerdote africano que vivieron en el mismo periodo.