Mercedes SLK 2008

Entre piezas y componentes, el Mercedes SLK estrenará este año 650 nuevas referencias que vienen a actualizar su imagen y sus motores. También recibe una novedosa dirección de desmultiplicación variable.

mercedes-slk.jpg

A golpe de vista quizás parezca que no ha pasado nada, pero observado por delante, el nuevo SLK se distinguirá por un frontal rediseñado para transmitir una imagen más deportiva al roadster más famoso del mercado. Se han rediseñado las entradas de aire para acentuar la forma de flecha que caracteriza al frontal del SLK, y se le ha dado una mayor expresividad a la zona baja del paragolpes. Por detrás también hay novedades, aunque haya que ser un experto para adivinarlos: básicamente se ha redefinido el deflector posterior que canaliza la salida del aire, confiriéndole una imagen igualmente más deportiva. Una nueva gama de llantas procuran también realzar la deportividad del SLK y los espejos retrovisores, que reciben unos leds de intermitencia en forma de flecha, terminan por darle un último toque de sofisticación. De puertas hacia dentro, el SLK recibe un nuevo volante de tres radios y un cuadro de instrumentos rediseñado.

Pero no sólo los diseñadores han sido reclamados para rejuvenecer al SLK. Los responsables de motores han definido nuevos parámetros para reducir las emisiones de CO2, objetivo prioritario hoy día en la evolución mecánica. Pero no ha sido en todos los casos un trabajo restrictivo, a sabiendas que también esa reducción de emisiones viene acompañada de mejores valores de par y potencia. Un ejemplo de ser mejor en todo se refleja en el 350 V6, que gana 33 CV (ahora 305 CV) y 1 mkg (36,7), mientras reduce en 1,1 litros su consumo mixto homologado (9,5 l/100 km), lo que conlleva reducir a 214 gramos las emisiones de CO2. Para compatibilizar estas mejoras, los ingenieros han definido una mayor relación de compresión, un colector de admisión diferente y nuevos parámetros en el calado de la distribución. Sin tanto cambio interno, el 200 Kompressor también presenta un avance en todos sus apartados. Gana 15 CV (184 CV) y 1 mkg (25,5 mkg), a la vez que reduce 1 litro su consumo mixto (7,7 l/100 km). Sus emisiones de CO2 bajan 27 gramos (182 g/100 km). Para el 280 V6 tan sólo se anuncia una reducción de los consumos (9,9 l/100 en ciclo mixto) que conlleva bajar a 220 gramos las emisiones de CO2.

Con la llegada del pequeño roadster descapotable de Mercedes, la marca alemana incluirá en su lista técnica de opciones una nueva dirección de desmultiplicación variable, al estilo de la que BMW comercializa en diferentes modelos de su gama desde hace tiempo. Esta dirección tiene la particularidad de modificar su ángulo de giro en función a la velocidad. Circulando despacio (ciudad, carretera de montaña) el ángulo de giro es muy amplio en relación al movimiento de la dirección, para facilitar la maniobrabilidad o la agilidad con poco movimiento de volante. Todo lo contrario sucede a alta velocidad, donde invierte esta relación para favorecer la estabilidad lineal con coche. Con esta dirección, el control de estabilidad asume nuevas funciones y puede proponer virtuales contravolantes para corregir situaciones de derrape.

Pincha en la imagen para ver más fotos

mercedes-slk2.jpg

Via: autopista